Después de un largo proceso de transformación, la antigua Hacienda de San Gerónimo de Dzibikak ha emergido de las cenizas para recuperar el esplendor que había perdido.